Tan breve como tu me permitas

Te miro…
¿Qué? -preguntas indignada
Nada -callo yo.

No puedo decirte que eres preciosa, no me lo vas a permitir, nunca me crees cuando te lo digo. Tampoco me dejas observarte. No crees que exista alguien (como yo, por ejemplo) que pueda disfrutar de las luces y sombras de tu rostro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fotografía y Arte, Literatura, Personal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s