Lisboa

Imagen

Y por eso no he escrito

Anuncios
Publicado en Inspiraciones | Etiquetado | 1 Comentario

“Te voy a contar la historia de mi vida, en versión resumen: cuando yo era joven e inconsciente monté un grupo… todos montabamos grupos: Laney tenía un grupo, Kurt tenía un grupo… joder si hasta Keanu tenía un grupo. En fin, yo tuve un grupo y luego nos separamos. Entonces monté otro grupo y no nos fue mal… pero la gente alrededor nuestro estaba obsesionada. No dejaban de hablar del grupo. No me entiendas mal, adoro tocar, adoro estar en el grupo. Lo que me jode es que a la gente sólo le importe eso, que solo pregunten por el grupo o por mis ideas politicas y como influye en las letras de las canciones del grupo o de los grupos amigos del grupo. Yo lo unico que quería era tocar, cantar y dejarme el alma en el escenario… y que al bajar la historia se quedara ahí. No me molesta la gente que viene a decirme lo que mi música significa para ellos, porque es algo bueno, es bonito saber que estas aportando algo a esta mierda de mundo. Pero aquellos que vienen y toman nota hasta de mis estornudos y luego cuentan lo que les da la gana sobre mí y sobre el grupo, como si me conocieran de algo… esos me molestan. No quiero hablar sobre el grupo, quiero irme a casa y ver un documental sobre abejas.”

– (Historia inventada inspirada por los personajes de Matt Dillon y Eddie Vedder en Solteros… nada de lo escrito tiene que ver con la historia real o la historia de la película, salvo por las abejas)

Publicado en Literatura | Deja un comentario

Limpieza

He borrado todo el blog, sinceramente… ya no soy la misma ni me apetecía tener todo ese lastre sobre mi historial. Borron y cuenta nueva.

Publicado en Personal | Deja un comentario

Todo es mentira

Todo es una mierda, todo es una puta mierda. Estoy encerrada en mi habitación con las persianas bajadas, casi completamente a oscuras. Estoy llenando las hojas de mi cuaderno de garabatos, de mierda sin sentido, dejando que la apatía me consuma.Ya no sé ni el tiempo que ha pasado, el libro de Henry Miller tirado por el suelo, he intentado leerlo tres veces sin éxito, no me deja leer el cabrón de Miller… mis padres están en algun pueblo de mierda de no se donde y no me preocupa. Me da igual, hace como cuatro días que no me cambio las bragas, la cama sin hacer, el ordenador en la mesa calentando la habitación… intenté entrar en twitter, mantener el interés, pero la gente no suelta mas que mierda, estoy hasta los huevos de todo y de todos.

Pero no sabría explicarte porqué.

Tengo ganas de hacerme daño, pero daño de verdad… para liberarme de este bloqueo que me impide sentir nada, al menos que salga algo de sangre y decir: “¡Coño cómo duele esto!” sentir algo, lo que sea… no se cómo explicarlo mejor.

O podría beberme esa botella de vino que me recuerda que está ahí. Una vez oí decir a alguien que no había nada más triste y más patético que una persona que bebe sola. Pero ese alguien no ha tocado fondo, no me jodas, que sabrás tú.

Os voy a decir por qué he bajado las persianas: tengo alergia al sol. No es algo físico ni nada de eso, no tengo fotofobia ni me salen sarpullidos… simplemente me jode la vida, lo odio. Es como si me recordara constantemente que los días buenos son condenadamente puñeteros, deprimentes… las familias salen a la calle con sus ochocientos hijos todos bien vestidos y peinados, van a la playa a ponerse como salchichas fritas, pero llegan a casa al caer la tarde y se gritan, se pegan, se ignoran… el sol es una cortina de humo, en resumidas cuentas.

Por eso estoy aquí, escondida, deshecha como mi cama. Y bebiendo vino.

Publicado en Literatura | 2 comentarios

Pecker

A film by John Waters

Publicado en Cine | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Nos molesta todo, todo

Intento quitarme esa manía inherente al ser humano de poner etiquetas, intento no odiar por odiar, porque algo me resulte estéticamente desagradable o porque no esté socialmente bien aceptado…

Acabo de leer un blogpost en el que el autor o autora criticaba a un nuevo fenómeno que se viene dando en las blogosferas varias que se conoce con la etiqueta de Las Malenis. Las llamadas malenis son chicas o mujeres a las que les gusta la decoración, las manualidades, los cupcakes, las tartas y la moda vintage… lo que le molestaba a este autor y a sus comentaristas era que a unas mujeres les gustaba el rollo maleni. Que odiaban que a otras personas les gustara hacer fotos a cupcakes y subirlas a Instagram… entre otras muchas quejas.

Esto también puede aplicarse a muchas otros grupos culturales, sociales, musicales o tribus urbanas. Actualmente nos molesta todo. Estoy bastante cansada de este fenómeno, parece que últimamente no leo y escucho más que quejas sobre los gustos y aficiones de los demás… ¿tanto te afecta que al chico que tienes al lado le guste pintarse los ojos? ¿en serio?  ¿en qué te afecta que a determinado grupo de gente le guste sacar fotos con el móvil? ¿que haya gente que le guste ponerse un fedora y una camiseta de rayas? ¿que escuchen a The Horrors o a Raphael? Nos lo tomamos todo demasiado a pecho y esto va agravándose conforme pasan los años y aparecen nuevas corrientes y nuevos movimientos socioculturales… 

Curiosamente los que critican a su vez son criticados y entonces piden respeto, por sus gustos, sus ropas, sus manías en general… y ahí está la ironía… ¿Por qué haces a otros lo que no te gusta que te hagan a tí? En realidad, siendo honesta, no debería excluirme, yo también he pecado de criticona en numerosas ocasiones y probablemente lo seguiré haciendo, pero al menos a partir de ahora intentaré que sea porque personalmente algo o alguien me moleste, es decir, que me sienta realmente fastidiada.

Publicado en Personal | Deja un comentario

Y yo que creía que a mí nunca me pasaba nada…

La semana pasada quedé con tío. Eran más de las 12 pero al día siguiente era festivo. El caso es que el tío se aburría en el bar donde pinchaba esa noche porque a esas horas no había nadie en el local. Le dje: “Este sitio está cerca de mi casa, no me importa bajar y charlamos de música: de las playlist del iPod o de vinilos… o de lo que sea”. Él me dijo que estaba de acuerdo y quedamos.

Salgo de la cama, que a veces cuando tengo frío me quedo en ella con el portátil, me visto, me arreglo un poco y a todo esto era ya la 1 de la madrugada. Salgo de casa y camino unos 10 minutos hacia el bar. A cuatro pasos de llegar me cruzo con un chaval  por la calle que me mira y no me dice nada, pasa de largo. Yo entro en el bar, pregunto al camarero por el chico, me dice que está en el baño y que su ropa está en una butaca, cerca de mí.  Cinco, diez minutos… y el chico no aparece. Le mando un mensaje, me responde que ha ido a buscar a alguien, que enseguida vuelve.

En efecto, volvió: era el chico con el que me había cruzado antes. Me dice que lo siente mucho pero que se tiene que ir, que no me vaya a pensar que es porque no quiera estar conmigo, me dice. Y entonces yo pensé: “Mira pues si no me lo llegas a decir a lo mejor no lo hubiera pensado, pero creo en la psicología inversa, fíjate tú. Y ahora soy yo la que no quiere estar contigo”.

No quiso ni conocerme y todavía me dice eso para que “no me vaya a pensar yo lo que no es”. Total, que nos despedimos y volví para casa sintiéndome un poco gilipollas. Pero luego lo pensé: “¿De verdad se creía el perroflauta este que yo quería algo con él? ¿Pero tú que vas mirando a las chicas de arriba abajo chaval, tú te has mirado en el espejo ultimamente?”. Y entonces me entró la risa.

Publicado en Personal | Etiquetado | Deja un comentario

A veces me da por pensar… y recapacitar… y retomar las cosas.

Hace casi un año que no me paso por aquí… y de repente lo he echado de menos, me preguntaba… ¿y si lo reabro? me preocupaba lo que pudiera pasar, pero por otro lado quería volver a tener mi espacio para expresarme pero de otra forma… sin presiones, sin agobios y cuando me diera la gana. De alguna manera ya no me preocupa quien me lea o quien me comente o si me leen y me comentan, eso es algo que a veces me llegaba a obsesionar tanto que temía a la altura, hasta que me di cuenta de lo que pasaba en realidad… ¿a qué altura debía superar? ¿a mi propia altura? y desde que me di cuenta de lo absurdo que es a veces luchar contra uno mismo, todo fue más claro.

Publicado en Personal | Etiquetado | 2 comentarios